Oceanica

Música, Cine, Libros, TV...

Junio, 2008

Sab 28 Jun, 2008 GMT

Atalanta e Hipómenes

ATALANTA E HIPÓMENES.

La princesa Atalanta era una apasionada de los bosques y las montañas. Le gustaba correr, y el entrenamiento continuo hizo que ni el viento pudiera alcanzarla; tal era su ligereza y velocidad. Tuvo multitud de pretendientes, y de acuerdo con su padre el Rey, decidió que sólo se casaría con aquél que la ganara en carrera, si bien quien perdiera frente a ella recibiría una justa muerte. Habían ya perecido muchos cuando el joven, apuesto y listo Hipómenes se enamoró de la bella e inasequible princesa. Acudió a Venus para pedirle ayuda, y la Diosa, conmovida por la magnitud de su amor le entregó misteriosamente tres relucientes manzanas de oro, con la promesa de revelarle que debía hacer con ellas una vez se iniciara la atlética competición. Atalanta siempre concedía cierta ventaja al principio a su rival, a fin de que su victoria fuese aun más aplastante. Venus, conocedora de este detalle, indicó a Hipómenes, al que la princesa dejó salir antes, para que dejara caer la primera áurea manzana al suelo. La veloz corredora se quedó deslumbrada ante el brillo luminoso y dorado de la bella fruta, y se detuvo para recogerla. Hipómenes, con aguda inteligencia, midió bien los tiempos en que debía dejar caer las otras dos manzanas, que produjeron el mismo efecto en su amada contrincante, dándole la ventaja necesaria para ganar la carrera. Atalanta, que no conocía el amor, miró a los cálidos ojos azules de Hipómenes, navegando por el oleaje de pasión que contenían. Él la envolvió en un cerrado abrazo, hasta que el corazón de Atalanta latió a más velocidad aun que sus piernas en las carreras. ¿Alguien puede escapar al amor, si es ése su destino final, por más rápida que sea su huida?. Se casaron y fueron siempre dichosos.


Emmanuel - La chica de humo


En: Mitos griegos
Permaenlace: Atalanta e Hipómenes
Comentarios: 27
Leído 7130 veces.



Dom 22 Jun, 2008 GMT

Tu daño me hizo más fuerte

Tu daño me hizo más fuerte (Fuente: interrogantes.net)

Ben Sarok, un hombre cruel, no podía ver nada sano ni bello sin destrozarlo. Al borde de un oasis se encontró con una joven palmera. Esto le irritó, así que cogió una pesada piedra y la colocó justo encima de la palmera. Entonces, con una mueca malvada, pasó por encima. La joven palmera intentó eliminar la carga, pero fue en vano. Después, el joven árbol probó una táctica diferente. Cavó hacia el interior para soportar su peso, hasta que sus raíces encontraron una fuente escondida de agua. Entonces el árbol creció más alto que todos los otros, logró culminar todas las sombras. Con el agua de las profundidades de la tierra y el sol de los cielos se convirtió en un árbol majestuoso. Años más tarde, Ben Sarok volvió para disfrutar de la imagen del pequeño árbol que había destrozado. Pero no pudo encontrarlo en ningún lugar. Por último el árbol se inclinó, le mostró la piedra sobre su copa y dijo: "Ben Sarok, tengo que agradecerte, tu daño me hizo más fuerte".

William Orbit - Barbers Adagio For Strings



En: Relatos
Permaenlace: Tu daño me hizo más fuerte
Comentarios: 2
Leído 3362 veces.



Jue 19 Jun, 2008 GMT

Pigmalión

PIGMALIÓN.

“My fair lady”, es una película americana protagonizada por Audrey Hepburn, que trata de un profesor que se enamora de una chica pobre e inculta tras trasformarla en todo lo contrario: una dama elegante y con conocimientos. Pues bien, esta cinta está inspirada en esta historia.


Pigmalión era el rey de la isla de Chipre. Tenía un ideal de mujer que no hallaba en la realidad, por lo que renunció a casarse y se dedicó a su trabajo en cuerpo y alma (era escultor, además de sacerdote).


Con el concepto de mujer que tenía en su mente, esculpió una bellísima estatua a la que puso de nombre “Galatea”. Todos los días admiraba su obra, y sin saberlo se enamoró de la misma. Por las noches soñaba que al día siguiente Galatea cobraría vida, pero al despertar una vez más sólo veía la fría y preciosa escultura.


Rezó a la Diosa del Amor una noche para que, y a la mañana siguiente la imagen se había hecho de carne y hueso. Se había convertido en realidad: Se trataba de la mismísima Venus (o Afrodita, para los griegos), que le dijo estas palabras:
“Mereces la felicidad. Aquí tienes la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal.”


Se ha hablado mucho entre los expertos en psicología del llamado “efecto pigmalión”. Algo parecido al pensamiento de los budistas, que sostiene que “todo está hecho de mente”. Este mito significa que las expectativas, los deseos, son susceptibles de transformarse en realidades. Así, de lo que se trata es de no perder la ilusión en aquellos que tenemos a nuestro alrededor, en no perder la fe en ellos ni en sus posibilidades, para que así se realicen, se vuelvan realidad.




En: Mitos griegos
Permaenlace: Pigmalión
Comentarios: 5
Leído 4547 veces.



Dom 15 Jun, 2008 GMT

Alejandro Sanz, Si Hay Dios

Alejandro Sanz, Si Hay Dios



En: Música
Permaenlace: Alejandro Sanz, Si Hay Dios
Comentarios: 0
Leído 2948 veces.



Lun 09 Jun, 2008 GMT

Sísifo

Sísifo fue un criminal despreciable: mientras fue rey de Corinto, abusó de su poder, robó, asesinó, engañó a los dioses.... Su conducta fue castigada en el Tártaro, donde fue condenado a llevar rodando una enorme rueda de piedra hasta la cima de una colina muy alta y empinada: tan pronto llegaba a la cumbre, creyendo su tarea ya realizada, la roca se escapaba de sus manos y caía de nuevo abajo, hasta el pie de la colina, obligándole a empezar de nuevo: "A través de nubes de polvo y con el sudor descendiendo a chorros"(Homero). Para los filósofos existencialistas Sísifo representa el absurdo de la existencia humana. Cuántas veces en nuestra vida nos hemos sentido así tras cualquiera de nuestros pequeños o grandes naufragios: otra vez a empezar de cero, de nuevo subir la piedra a lo alto de la montaña y otra vez verla caer ante nuestros ojos: dolorosa sensación de "deja vu".
Una vez leí en un libro que un niño nunca se cansaba de rehacer su muralla de arena en la orilla cada vez que una ola se la tiraba, y pensé que todos éramos capaces de hacer lo mismo. Leí en otro "que un éxito bien vale 100 fracasos".

Se puede, siempre se puede un poco más.



En: Mitos griegos
Permaenlace: Sísifo
Comentarios: 6
Leído 5581 veces.



Página 1 de 1. Total : 5 Artículos.